SEC Y CONOCIMIENTO PREVIO EN LECTURA

Una de las más grandes y repetidas preocupaciones por parte de los profesores que quieren enseñar a leer comprensivamente a sus pupilos, o que recién comienzan a realizar trabajos de lectura es la siguiente: “mis alumnos no entienden nada de lo que leen”. O algo que siempre decimos los docentes “no saben leer”. Esto obviamente significa que su comprensión es pésima.

La idea de arriba tiene una implicancia clara: es el estudiante quien no posee esta habilidad. Nada tiene que ver el docente.

La aseveración anterior es claramente falsa si hemos estado leyendo este blog. No obstante ello, también tiene una cuota de razón. No siempre es culpa del docente. En este post trataré de explicar eso de lo que los estudiantes carecen cuando leen un texto. Para ello, intentaré aclarar dos conceptos muy relacionados en cuanto a lectura comprensiva se refiere y que son esenciales para que nuestros alumnos puedan leer satisfactoriamente con la ayuda que les brinde el docente. Me refiero a los conceptos SEC y conocimiento previo de los alumnos.

En primer lugar, el SEC no es otra cosa que el nivel Socio-Económico-Cultural del estudiante. Este concepto engloba tres dimensiones en una, las cuales se relacionan con los ingresos, el nivel cultural y el stock de riqueza acumulado por un grupo familiar. Entre otras cosas, este SEC está condicionado por variables como el nivel de educación de los padres y/o por la tenencia de un conjunto de bienes. Si bien es cierto que el SEC se asocia más a la idea de cuánto dinero dispone una familia, en este post esto no es lo más importante.

Si llevamos la información anterior a dos familias imaginarias tipo, tendremos que en una existe un salario (o dos) que al repartirlo(s) per cápita permite poder pagar las cosas necesarias y las no tan necesarias para cada miembro de la familia. Los padres tienen una educación básica, media, e incluso superior, completa (quizá postgrados), y los bienes de la familia incluirán todos aquellos bienes muebles e inmuebles básicos y algunos de lujo que requieran. Por último, es probable que esta familia esté en contacto con otras familias de igual SEC, tengan acceso a libros, revistas y otras fuentes de información, y que sus actividades involucren visitas a otras partes del país, del extranjero o actividades artístico-culturales pagadas.

En nuestra otra familia imaginaria tipo tenemos la visión contraria. El salario que existe, al repartirlo per cápita, no alcanza a pagar las cosas necesarias de cada miembro del clan familiar. Los padres no tienen educación, o si la tienen, es incompleta en alguno de los primeros niveles (básica o media), y los bienes de la familia incluyen solo los básicos. Por último, es probable que esta familia viva en un sector con otras familias de igual SEC sin acceso a libros, revistas u otras fuentes de información, y sin acceso a actividades artístico-culturales. Por último, es muy probable que esta familia acceda a todos los derechos básicos que incluyan gratuidad, como la educación.

El segundo concepto importante para la comprensión de textos escritos es el conocimiento previo de los estudiantes que van a leer. Como ya he establecido en posts anteriores, para poder realizar un buen texto base y un buen modelo de la situación a la que hace referencia el texto, se necesita mucho conocimiento previo de mundo (o general) y del área de dominio al que el texto pertenece (dominio específico). En otras palabras, a través de un ejemplo, si alguien está leyendo un texto escrito sobre el ‘calentamiento global’, necesitará conocimientos generales sobre el concepto de calentamiento global, sobre el hecho de que es un proceso que se está dando actualmente, que está conectado al alza en las temperaturas de la tierra, que genera daños ecológicos, etc. Además de ello, necesitará conocimientos del dominio específico al cual el tema del ‘calentamiento global’ pertenece, es decir, la biología, más específicamente, la ecología, y más específicamente, conocimientos sobre el ‘efecto invernadero’ y los gases de invernadero que contribuyen a empeorar este efecto.

Ahora, volviendo a nuestras dos familias, podemos hacer la conexión entre SEC y el conocimiento previo.

Es posible que un niño perteneciente a la primera familia haya escuchado sobre el calentamiento global, lo haya visto en la televisión, y si tiene cable, lo habrá visto muy bien explicado en los canales especiales como ‘Nat Geo’ o ‘Discovery Channel’. Es probable que sus padres hayan discutido el tema en la mesa, y en su colegio ha desarrollado guías y actividades sobre el tema en el ramo de biología.

Un niño perteneciente a la segunda familia, sin embargo, carece de mucha de la información y conocimiento del primero. Es posible que haya escuchado del tema en televisión debido a que es un tema actual, pero también es posible que no lo comprenda a cabalidad. Seguramente no ha tenido la posibilidad de mirar un programa completo sobre el calentamiento global, y sus padres tampoco se interesan por el tema, por lo que no se conversa de ello en familia. Si bien es cierto que en el ramo de biología puede haber visto este contenido, el mismo no ha sido significativo (entiéndase ‘significativo’ como lo indica Ausubel).

En suma, el SEC y el conocimiento previo están bastante conectados, ya que un aumento en el primero implica, la mayoría de las veces, un aumento del segundo.

Y aquí surgen las preguntas, ¿se puede realmente decir que los estudiantes no comprenden lo que leen?  ¿Es su pobre comprensión de textos escritos un resultado de que no entienden las palabras que leen o el resultado de un SEC y un conocimiento previo que impiden que conecten lo leído con lo que ya saben? ¿Se puede decir, entonces, que si un niño nunca ha escuchado sobre un tema tiene una pobre comprensión lectora?

En mi visión de las cosas, me aventuro a aseverar con fuerza que lo que hace que nuestros estudiantes no comprendan lo que leen una vez que les hemos enseñado a leer, no es la falta de motivación, no es que no tengan las estrategias que les enseñamos, no es un nivel cognitivo deficiente. Lo que realmente sucede, es que el SEC y el conocimiento previo no están presentes para ayudar en esta tarea.

Es aquí donde el profesor se torna la clave fundamental para el proceso lector. Es aquí donde el docente se torna un mediador entre el texto y sus estudiantes Es aquí donde el docente se vuelve el verdadero agente de cambio social.

Mi experiencia como docente incluye haber trabajado tanto en el sector público-municipal chileno como en el sector privado. Este problema de la lectura no está asociado a uno u otro sector. Los privados no son mejores colegios en comprensión lectora que los municipales, necesariamente. La diferencia radica en el nivel SEC primordialmente.

En los colegios privados, el SEC está necesariamente conectado a un mayor conocimiento previo sobre muchos temas y realidades. Por ende, los estudiantes enfrentan una lectura que, por lo general, desarrolla temas conocidos para ellos. Sin embargo, cuando uno los enfrenta a temas de los cuales ellos no conocen mucho, los resultados en comprensión son desastrosos.

En los colegios público-municipales, con una población mucho más heterogénea y con estudiantes con familias de menor SEC por lo general, la lectura se hace más complicada como resultado de no tener este conocimiento previo necesario.

¿Qué se requiere hacer en la sala de clase para que nuestros alumnos comprendan mejor entonces? La respuesta es que el docente sea el proveedor de lo que nuestros alumnos carecen: en los colegios privados, es conocimiento previo; en los colegios público-municipales, es el nivel socio-cultural (ya establecí que lo económico no es importante, aunque está directamente relacionado) y el conocimiento previo.

El docente debe convertirse en ese catalizador, en el mediador entre el tema o conocimiento del texto y sus estudiantes. Esto implica que somos nosotros los que debemos proveer ese SEC o ese conocimiento previo a nuestros alumnos ANTES DE LA LECTURA.

¿Por qué debemos hacer esto? Pues porque si no brindamos este andamiaje, entonces nuestros estudiantes no podrán formarse un modelo de situación adecuado sobre el texto. Lo leerán, podrán sacar información textual, interpretarán algunas ideas, pero no habrá una comprensión profunda de lo que el texto propone.

¿Cuántos de nosotros invertimos media hora en proveer ese nivel socio-cultural y ese conocimiento previo a nuestros alumnos? La respuesta más probable es que muy pocos lo hacen. La mayoría solo elabora su guía, se las entrega a los alumnos y espera que ellos la contesten sin importar ni asegurarse de si sus alumnos serán capaces de abordar el tema o no, producto de su conocimiento previo y su nivel socio-cultural. Lo que el alumno debe hacer si no comprendió una vez, es volver a leer hasta que comprenda.

La tarea, por lo tanto, es que nuestros docentes – nosotros mismos – seamos responsables agentes de cambio, catalizadores, y reales mediadores de la cultura que nuestra sociedad pretende inculcar en nuestros estudiantes.

Prof. Orlando Nieto

0 Responses to “SEC Y CONOCIMIENTO PREVIO EN LECTURA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: