LA IMPORTANCIA DE LA COMPRENSIÓN DE TEXTOS ESCRITOS: LOS DATOS DUROS II PARTE

El diagnóstico de por qué se debe dar más énfasis a la comprensión de textos escritos no solo tiene datos desde los exámenes internacionales. En lo nacional existen pruebas estandarizadas y estudios que también señalan la mala posición del país en lectura. Evidencias existen a nivel de enseñanza básica, media e incluso a nivel universitario.

A nivel nacional, el SIMCE (Sistema de Medición de Calidad de la Educación) revela, por un lado, que los resultados son mediocres, específicamente en comprensión de lectura, ya que el 40% de los estudiantes está bajo el nivel mínimo; y, por otro lado, los resultados no mejoran en el tiempo. En los cuartos básicos, los promedios han sido 255 puntos en 2005, 253 en 2006, 254 en 2007, 260 en 2008 y 262 en 2009. Esta misma realidad se da en los octavos básicos. Los promedios han sido de 251 puntos en 2004, 253 en 2007 y 252 en 2009.  El diario El Mercurio del 4 de junio 2010 señala en su editorial  que “quedan en un pie muy relativo algunos avances modestos en los puntajes promedio en 4º básico, en matemáticas y en comprensión de la naturaleza de 8º básico. En las demás asignaturas evaluadas y en 2º medio no se registran avances”. Como se ve, los resultados no presentan ninguna variación estadísticamente significativa; no hay avances en lectura a nivel nacional. Es urgente, entonces, enseñar a comprender a nuestros estudiantes.

Otra medición que no es muy diferente en su realidad es la PSU (Prueba de Selección Universitaria) de Lenguaje, en la cual 44% de la prueba corresponde a comprensión lectora. En este test, sólo un 17% de los estudiantes chilenos está en el rango de los 600 a 850 puntos, lo que equivale a decir que solo 1 de cada 5 estudiantes tiene un puntaje aceptable.

Otros indicadores que reflejan la alarmante situación en comprensión lectora, son las pruebas que aplican las dos mejores universidades del país. En 2008, el 23% de los estudiantes que entraron a la U. Católica ese año reprobó el examen de Comunicación Escrita (ECE) que se aplica desde el año 2003 (El Mercurio, 2 de Noviembre de 2008). Además, el periódico afirmó que “los alumnos que vienen de colegios privados no tienen gran ventaja sobre los de liceos públicos”, lo que indica que la falencia es generalizada. Esto puede implicar que si los estudiantes no leen bien, no podrán escribir bien.

La Universidad de Chile, por su parte, aplica la prueba CODICE (Competencias Discursivas de Comprensión y Escritura) a todos los estudiantes de primer año de la universidad. La primera vez que se realizó, la prueba arrojó como resultado que el 84% de los estudiantes tiene un nivel insuficiente de comprensión lectora, es decir, apenas pueden comprender e identificar información en textos explícitos y argumentativos, esto considerando que el puntaje promedio de ingreso de estos alumnos oscila entre los 660 y 670 puntos y que La universidad de Chile (junto con la Católica) reciben a los ‘mejores’ alumnos del país. Cabe destacar, eso sí, que solo se aplicó a alumnos de primer año de la Facultad de Derecho de la universidad. El 2010, sin embargo, se aplicó a todas las facultades de la universidad. Según el diario La Tercera del 23 de Mayo de 2010, “el 84% de los alumnos de la U de Chile tiene problemas para entender lo que lee”. Lo más alarmante, sin embargo, es el hecho de que “menos del 1% logró un dominio avanzado”. Repito, es alarmante ya que la muestra de estudiantes representa a los mejores del país. A la U de Chile no se puede postular con menos de 600 puntos. Nuevamente, ¡¡la comprensión de textos escritos es primordial!!

Como tercer dato duro nacional a nivel universitario, tenemos la prueba INICIA, que mide conocimientos pedagógicos de los alumnos egresados de las carreras de pedagogía del país. La prueba – que es de carácter voluntario – se realizó por vez primera en 2008 como piloto, y el 2009 la rindieron 3224 egresados de pedagogía básica y parvularia de 43 instituciones de educación superior. En El Mercurio del 7 de Mayo 2010 el titular asevera ”Egresados de pedagogía responden mal dos de cada tres preguntas de matemática”. En general, el diario informa que “en la medición generalista, los estudiantes respondieron solo 53% de las respuestas correctamente. En las pruebas por especialidad, los promedios no superaron la mitad de las respuestas correctas”.

Nuevamente estamos frente a una situación alarmante, ya que son los docentes los que enseñarán a leer a nuestros hijos y estudiantes. Si ellos no son capaces de realizar con éxito una prueba en la que deben leer preguntas, comprenderlas y contestarlas, entonces será muy difícil que nuestros educandos lo hagan bien. Se pueden revisar algunas preguntas en la página web del ministerio, y se puede constatar que para responderlas – tanto las de lenguaje como de matemáticas – se necesita comprensión de lectura como habilidad general.

Para finalizar,  como se puede observar, los datos de los resultados de nuestros estudiantes de todo nivel educacional (básica, media y universitario) y profesional son muy bajos. Las evidencias se pueden encontrar en las páginas que se han linkeado, incluida la del Ministerio de Educación de Chile.

La conclusión que saco de estos datos es que lo que hace falta mejorar drásticamente en nuestro país, es la comprensión de textos escritos de manera que nuestros alumnos ‘comprendan’ lo que leen. Hasta ahora, los esfuerzos se han centrado en la superficialidad del tema, pero no en el fondo. Se han trabajado programas de lectura inicial (que comprende decodificación y velocidad lectora), programas para motivar a la lectura (como el de ‘lectura silenciosa’), programas para enseñar estrategias de lectura (que no explican el por qué se están realizando ni el cómo se logra la comprensión), y programas para la comprensión de lectura. Sin embargo, mi postura en este blog es que lo que se ha hecho carece de lo más importante: una fundamentación teórica sólida que realmente explique cómo se comprende y que se traspase a nuestros estudiantes. Para ello, nuestros docentes deben saber cómo se hace y no dar palos de ciego con lo que se cree que se debe hacer.

De aquí en adelante, este blog se dedicará a postular un camino hacia ese objetivo. A realmente comprender cómo se comprende al leer. Comenzaré por temas más generales relacionados con la lectura, para luego explicar un modelo cognitivo de lectura que es estratégico, y continuando con aplicaciones para el trabajo en la sala de clases y/o el hogar para cualquiera que quiera comprender mejor. Junto a este blog, se realizarán trabajos explicativos en ppt y en video, y se entregarán documentos más técnicos para aquellos que se interesen en profundizar en los temas tratados.

0 Responses to “LA IMPORTANCIA DE LA COMPRENSIÓN DE TEXTOS ESCRITOS: LOS DATOS DUROS II PARTE”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: