LA IMPORTANCIA DE LA COMPRENSIÓN DE TEXTOS ESCRITOS: LOS DATOS DUROS – I PARTE

 

 

 

 

 

Quiero comenzar los artículos de este blog destacando las razones de por qué la comprensión de textos escritos debe ser el centro de la educación de nuestro país, tanto en las aulas como fuera de ellas, en especial en las políticas educacionales que deberían ponerla como corazón del currículo, no solo en el ramo de lenguaje, sino en todos las disciplinas del mismo.

Como todos intuyen, la educación pasa por una etapa de crisis; los resultados de nuestro país (Chile) en pruebas nacionales como internacionales arrojan resultados preocupantes en diferentes niveles de educación y en diferentes materias evaluadas (lenguaje, matemáticas y ciencias). Este solo hecho apunta a que lo que se debe mejorar es la comprensión de textos escritos. Las pruebas de matemáticas que presentan problemas a resolver implican la comprensión del enunciado del problema, es decir, leer comprensivamente. Las pruebas de ciencias presentan enunciados que deben ser leídos y comprendidos por nuestros alumnos para poder responder con éxito, es decir, deben leer comprensivamente. Para qué decir de las pruebas de lenguaje; así es … leer comprensivamente.

No obstante esta intuición – que ya bordea la certidumbre – deseo aportar con datos duros que clarifiquen el diagnóstico que todos sabemos: que los chilenos no leemos bien, o mejor dicho, no leemos comprensivamente, o peor aun, que somos ‘analfabetos funcionales’.

Para comenzar, analizaré los resultados de pruebas y/o estudios internacionales en los cuales Chile ha estado presente desde un tiempo a esta parte, tomando en cuenta que el país ha sido recientemente aceptado en la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, u OECD, por su sigla en inglés).

En primer lugar, los resultados del estudio internacional del nivel lector de adultos (IALS, por su sigla en inglés – International Adult Literacy Survey) de la OCDE son más que preocupantes.

Según uno de los capítulos del libro “Ideas para una educación de calidad” (2002) del centro de estudios Libertad y Desarrollo, en 1998 se realizó el Tercer Estudio de Nivel Lector de Adultos (entre 16 y 65 años), en el cual Chile participó junto a otros 19 países.

El estudio contempla la lectura en tres áreas (lectura de prosa, de documentos y de datos cuantitativos) y 5 niveles (siendo el 1º el más pobre y el 5 el mejor), los cuales hablan del nivel lector de los ciudadanos. Aquellos en los niveles 1 y 2 serían los que no alcanzan el nivel mínimo para funcionar en la era de la información.

Según e artículo “Chile tiene un muy bajo nivel lector: más del 80% de la población entre 16 y 65 años se ubica bajo el nivel mínimo de lectura”, que equivale a decir que 4 de cada 5 conciudadanos “no cuentan con las destrezas mínimas para afrontar situaciones cotidianas con relativa facilidad como, por ejemplo, determinar de la lectura de un manual de uso de una bicicleta, el ajuste de la altura del asiento” (2002: 89). En el nivel 3 estaría el 13% de los chilenos, y solo un 2% logra un nivel de comprensión en el nivel 5. Preocupante, sobre todo si se considera que aproximadamente el 11% de nuestra población tiene educación superior completa (encuesta CASEN 1998). Lo anterior implica que Chile está en el último lugar de la tabla y con rotunda falencia en las tres áreas.

La parte más preocupante, sin embargo, se muestra cuando se analiza el estudio según nivel ocupacional de los participantes. Según Libertad y Desarrollo, “menos del 10% de los  profesionales y gerentes (managers) chilenos se ubican en los niveles lectores 4 y 5, y más del 50% están bajo el nivel mínimo” (2002: 91). Estos resultados son similares a los obtenidos por obreros alemanes, y son más bajos que los de los obreros de los países nórdicos!!! Esto es demasiado preocupante, ya que son estos profesionales y gerentes (que incluyen a todos los administradores, tanto de las grandes empresas como las PYMES) los que toman las decisiones económicas y de gestión que inciden en el desarrollo del país. Si ellos no tienen una buena comprensión de lo que leen, la aplicación de ello será equivocada, por decir lo mínimo.

Otra prueba internacional es TIMSS (Third International Mathematics and Science Study), que mide el nivel de educación en las áreas consideradas fundamentales para la generación de capital humano. Es dirigida por la Asociación Internacional para la evaluación del Logro Educacional (IEA), en cuya segunda evaluación participó nuestro país junto a otras 37 naciones. Esta evaluación solo contempló evaluar a estudiantes de 8º básico.

El resultado de la prueba muestra que nuestro país quedó en el puesto 35 de 38 en ambas áreas (ciencias y matemáticas), superando solo a Filipinas, Marruecos y Sudáfrica, con promedios de 392 en matemáticas (el promedio general fue de 487 puntos), y de 420 en ciencias (promedio general de 488 puntos).

El análisis de por qué los malos resultados apuntaba hacia el currículo imperante en Chile al momento de la prueba, el nivel de recursos educacionales en el hogar, la organización de la enseñanza en el aula, y los factores socioeconómicos, entre otros. No obstante, me atrevo a aseverar que un factor no contemplado es la pobre comprensión lectora de nuestros alumnos de 8º básico, que no les permite comprender los enunciados de las preguntas a las que se les enfrenta.

Otra prueba internacional organizada por la OCDE es PISA (Programme for International Student Assessment). Chile ya ha participado en tres de estas mediciones (PISA 2000, 2006 y 2009). El test es administrado a unos 4500 a 10000 estudiantes de 15 años de los países participantes. El año 2000, Chile obtuvo el lugar Nº 35 de 41 (410 puntos en Lectura, 384 en matemáticas y 415 en ciencias). En 2006, 57 países rindieron la prueba y Chile obtuvo 442 puntos en lectura para el lugar 38 (promedio OCDE de 492), 411 puntos en matemáticas para el lugar 47 (promedio OCDE de 498), y 438 puntos en ciencias para el lugar 40 (promedio OCDE de 500). Finalmente, en PISA 2009 participaron 65 naciones en total. Chile obtuvo 449 puntos en lectura para el lugar 44 (promedio OCDE de 493), 421 puntos en matemáticas para el lugar 49 (promedio OCDE de 496) y 447 puntos en ciencias para el lugar 44 (promedio OCDE de 501).

Al analizar estos resultados, claramente Chile se encuentra muy por debajo del promedio de los países de la OCDE, pero lo que debería representar la preocupación más grande es lo que señala Andreas Schleicher, director de la prueba PISA, de que hasta “las escuelas de sectores privilegiados, que tienen condiciones comparables con las del mundo desarrollado, estén muy por debajo del promedio OCDE” (entrevista a El Mercurio, 19 Octubre 2008). Es más, para la prueba PISA 2000, si solo se toman los resultados del 10% de estudiantes chilenos con mejores resultados ese año, también descubrimos que no alcanzan el promedio OCDE para ese año, algo que parece refrendar Guillermo Montt en entrevista en El Mercurio (12 Diciembre 2010) cuando indica que “la brecha entre los escolares chilenos con mejores puntajes y los mejores estudiantes de la OCDE es de 56 puntos, o sea, mayor que la que existe entre el alumno promedio chileno y el promedio de la OCDE (44 puntos). Chile está cumpliendo con los niños que tienen más desventajas educativas, pero le está fallando a los que tienen mejores rendimientos”.

Para cerrar este artículo con los resultados internacionales chilenos en las mediciones de IALS, TIMSS y PISA, podemos concluir que el país está necesitando un cambio en las políticas educacionales y la manera de enseñar. Ello implica, necesariamente, la enseñanza de la comprensión de textos escritos. Nuestros alumnos se enfrentarán más a menudo a tests estandarizados internacionales ahora que somos un país miembro de la OCDE, y esto implica mucha lectura de diferentes tipos de textos, no solamente de textos literarios.

El diagnóstico está, la respuesta a este problema es hacer que nuestros estudiantes comprendan lo que leen. He ahí la importancia de la comprensión en lectura.

2 Responses to “LA IMPORTANCIA DE LA COMPRENSIÓN DE TEXTOS ESCRITOS: LOS DATOS DUROS – I PARTE”


  1. 1 carolina 26/07/2011 a las 17:08

    Los estudios anteriores demuestran claramente el problema que existe en la comprensión de textos escritos a todo nivel educacional, tanto basica y media como en la Educacion Superior. .. y ¿ qué pasa con esos alumnos que salen de establecimientos educacionales sin comprender lo que leen?
    ¿Se hacen cargo los las instituciones y/o docentes que reciben a los alumnos en distintos establecimientos de Educación Superior? ¿Se les realiza un diagnostico para ver sus niveles de comprensión lectora una vez que llegan a las aulas de clases? ¿Existen programas remediales para alumnos que ingresan a carreras y que poseen bajos niveles de comprensión lectora?

    • 2 Orlando Nieto 26/07/2011 a las 23:41

      Estimada Carolina:
      Con respecto a tus preguntas, te puedo contestar con cierto conocimiento de causa y con el conocimiento que da el leer los periódicos nacionales sobre el respecto. En cuanto a lo que pasa con los estudiantes que salen sin comprender, un porcentaje de ellos no pasa la PSU (porque no comprenden lo que leen). Otro porcentaje ingresa a las universidades con bajos puntajes (lo que refuerza el tema crítico del lucro de las Ues). Otro porcentaje entra con buen puntaje PSU, pero siguen sin comprender lo que leen y se transforman en los ‘gerentes’ que no entienden lo que leen. En cuanto a la segunda pregunta, las instituciones de educación superior, conscientes de este problema, se han estado haciendo cargo de este problema. El dilema es que los programas remediales no apuntan a la verdadera comprensión lectora y seguimos haciendo lo mismo que nos llevó a la pobre comprensión lectora. Es decir, tratamos de arreglar el entuerto usando los mismos métodos que nos llevaron a él. En tercer lugar, hay varias instituciones que sí hacen un diagnóstico, como la U de Chile y La Católica, las cuales se han encontrado conque sus estudiantes no comprenden lo que leen. Pueden realizar muchas otras cosas en la lectura, pero no comprenden. En otras universidades se están realizando proyectos para diagnosticar el nivel de lectura y escritura también. Por último, sí existen programas remediales; pero como comprenderás por lo que te explico aquí y en mi blog, los programas tienden a ser los mismos de siempre, se hacen las mismas cosas y se utilizan los mismos métodos, e incluso programas, basados en los mismos autores. Incluso, cuando he visto programas que sí deberían servir, lo que se hace es pasar los libros y las lecturas de la misma manera que siempre, lo que no ayuda a solucionar el problema.
      En suma, cuando dejemos de ver la lectura como un proceso que empieza y termina con el contacto directo con el texto, que tiene que ser con textos literarios solamente, y que se trabaja de manera individual respondiendo preguntas de selección múltiple, creo que podremos mejorar algo. Si no, seguiremos siendo un país de analfabetos funcionales. Para evitar esto, te invito a seguir mi blog y comprender cómo se comprede al leer.
      Gracias por visitarme y compartir tus pensamientos.

      Prof. Orlando Nieto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: